Cartas tristes

Los hay escritos a color, felices. A blanco y negro, como la noche. Cartas escritas a tinta sangre, un carmesí de amor e incluso de dolor. Las hay añiles como el cielo sobre el mar azul. Algunas son pequeñas de gran significado, pero también las hay muy extensas, pero sin sentido. También las hay sin firma, juerguistas; porque la rubrica mata o revive. Muchas no están escritas, tan sólo han sido pensadas y proyectadas en la psique.

Frecuentemente la tinta se termina antes de tiempo. En ocasiones se escriben sin pensar en lo que vendrá después. De la mayoría sólo quedan los recuerdos, que son letras con sabor a la primera vez en que un escocés abandona los hielos en la copa y llegar a cada rincón en la boca. Son palabras con sabor a madera, a nostalgia. Y no importa con qué estén escritas, pues algunas llegan y otras más se extravían.

Pero no hay carta más triste que aquella que no es enviada.

2 thoughts on “Cartas tristes

Comenta aquí:

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s